Desde tiempos inmemoriales el baño ha estado siempre unido a la cualidad humana, bien sea para calmar el calor de la época estival o, sobre todo, para conservar la higiene corporal.

Hoy nos vamos a centrar en ese primer tipo baño, el que tan bien nos sienta cuando el calor aprieta, y más en esta zona nuestra de Extremadura. Y es que, y lo digo por experiencia, casi cualquier sitio es bueno para refrescarse con un baño, aunque con el paso de los años han ido cayendo en desuso, en parte debido a la peligrosidad de muchos de esos sitios, pero también todos hemos puesto un poquito de nuestra parte con ese miedo continuo que tenemos casi siempre y por casi todo. Como os decía, yo aprendí a nadar en el río Guadiana a su paso entre Lobón y Montijo y Puebla de la Calzada. Durante interminables tardes de domingo, el baño en el río se convertía en la ocupación más interesante de esos largos veranos. El perfeccionamiento de la técnica natatoria vendría con el paso de los años con los baños en las diferentes acequias que recorrían todas las vegas bajas, en la que sofocábamos el calor de esos habituales largos paseos en bicicleta. Lo de las albercas era un lujo que pocas parcelas de los alrededores tenían y tener algún amigo con alberca en la parcela de su abuelo, era mucho más que un tesoro. Y luego estaba la piscina, que (lógicamente) sustituyó al río como fuente de baño, y a la que añorábamos durante una semana entera deseando que llegará el día D para juntarnos con los amigos y disfrutar de todas las posibilidades que el recinto nos ofrecía, que no eran pocas.

Como es lógico todo esto ha cambiado con el paso de los años, y ahora es habitual ver piscinas particulares, no solo en casas de campos o chalets, sino en las propias viviendas dentro de los pueblos y ciudades. Cuidando todo lujo de detalles, actualmente se ha puesto de moda, por ejemplo, el sustituir el césped artificial o natural, por verdaderas obras de arte hechas transformando el azulejo porcelánico, en bordes, perímetro, interior o escaleras para la piscina, cada vez son menos agresivos los métodos de limpieza, cambiando el tradicional cloro por depuradoras de sal o también se ha cambiado la profundidad de las mismas por el aprovechamiento. Como digo verdaderas obras de arte, pero recordad que cualquier sitio siempre será bueno para ese primer baño refrescante.

CÓMO CONTACTAR

PÉREZ ACEVEDO. Central

Calzada Romana, Km. 4
06185 Valdelacalzada (Badajoz)

924 452 253

608 901 210

central@perezacevedo.com

PÉREZ ACEVEDO. Cáceres

Pol. Ind. Las Capellanías. C/ Labradores, Parcela 109 10005 Cáceres

927 233 632

608 480 062

caceres@perezacevedo.com

PÉREZ ACEVEDO. Montijo

Avda. de Colón, 27 A
06480 Montijo (Badajoz)

699 388 278

pinturas@perezacevedo.com

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestra Newsletter y reciba ofertas y promociones en su correo electrónico.

Nunca enviamos spam ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Descubre más en nuestra política de privacidad.